diccionarioempresarial.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Planificación de la producción

PLANIFICACIÓN DE LA PRODUCCIÓN

Gestión empresarial

I. CONCEPTO

En una primera aproximación y con carácter general, la planificación de la producción consiste en proyectar el futuro deseado por la empresa, así como los recursos necesarios y las actividades a desarrollar para conseguir dicho futuro.

Ahora bien, dicho futuro se vincula directamente con el fin último de la empresa que es el de crear valor, facilitando con ello su expansión y desarrollo. Junto a este fin último, existe otra serie de objetivos intermedios vinculados con las distintas áreas en las que se divide el sistema de la empresa. Es, por ello, que el proceso de planificación y control de la producción debe seguir un enfoque jerárquico en el que se logre una coordinación entre todas las categorías de objetivos, planes y actividades en los niveles estratégicos, tácticos y operativos.

Por ello, al hablar de planificación de la producción se pueden considerar tres niveles básicos que serían (ver figura 1):

  • 1. Planificación de la producción estratégica a largo plazo.
  • 2. Planificación de la producción táctica a medio plazo.
  • 3. Planificación de la producción operativa a corto plazo.

1. Planificación de la producción Estratégica (largo plazo)

En la planificación estratégica se establecen los objetivos, las estrategias y, en general, los planes globales a largo plazo con un horizonte temporal superior a dos-tres años. Estos planes constituyen la base sobre la cual se van a desarrollar los demás planes empresariales, tanto a medio como a corto plazo. Esta planificación viene desarrollada por la Alta Dirección y se ocupa de problemas de gran amplitud, tanto en lo que se refiere a las actividades organizativas como al tiempo de realización, empleando para ello variables muy agregadas.

Así, partiendo de los objetivos estratégicos de la empresa y teniendo en cuenta, entre otros elementos, las previsiones de la demanda a largo plazo que aparecen detalladas en el Plan de Ventas, se elabora el plan de producción a largo plazo donde se indica las cantidades a producir en cifras anuales muy agregadas (tipo de producto), así como los recursos que son necesarios para el desarrollo de dicha producción. Por tanto, a este nivel, las actividades de planificación de la producción se centran principalmente en los siguientes aspectos:

  • - Desarrollo de nuevos productos o rediseño de los productos existentes.
  • - Desarrollo de nuevas tecnologías o procesos productivos.
  • - Valoración de las necesidades de capacidad derivadas de los objetivos estratégicos del departamento de operaciones de la empresa.
  • - Estudio de la conveniencia o no de crear nuevas instalaciones o modificar la existentes.
  • - Análisis de los momentos de tiempo óptimos para llevar a cabo todas las decisiones estratégicas recogidas en los puntos anteriores.

Este plan de producción a largo plazo, junto con los ingresos previstos por las ventas, implica la elaboración de un plan financiero a largo plazo. El conjunto de estos tres planes (plan de ventas, plan de producción y plan financiero) conforman la base del Plan de Empresa.

2. Planificación de la producción Táctica (medio plazo)

La siguiente etapa en la planificación de la producción es la planificación táctica o a medio plazo. El horizonte temporal al que se refiere está comprendido entre los 6 y los 18 meses. En esta planificación se concreta el plan de producción a largo plazo, aunque todavía se planifica por familias de productos (unidades agregadas), es decir, no se refiere a cada tipo de producto de forma individual, pero esta planificación se vincula a períodos mensuales. Esta planificación se detalla en el denominado Plan de Producción en el que se incluyen decisiones vinculadas con la mano de obra, los niveles de inventario, ritmo de producción, etc.

3. Planificación de la producción Operativa (corto plazo)

Esta planificación hace referencia a un horizonte temporal de pocos meses o semanas. Esta planificación parte del Plan de Producción a medio plazo y en él se determina la cantidad a fabricar de cada producto (unidades desagregadas) así como el plazo en el que debe comenzar la producción. Este plan de producción a corto plazo se denomina Plan Maestro de Producción. Cuando el horizonte temporal es a muy corto plazo (referido al quehacer diario) se utiliza el concepto de “gestión de taller”, que es un documento en el que se recoge la programación, el control y la evaluación de las operaciones diarias de producción con el fin de que se cumplan las líneas definidas en el Plan Maestro de Producción respetando, en todo caso, la asignación más eficiente de los recursos de la empresa.

Cristina Isabel Dopacio

Subir